Me fui sin avisaros… De hecho estuve a punto de no ir. Primero que sí, luego que no… Al final volví a Los Ángeles para vivir y contar E3. Creo que la feria resultó un poco más floja que la de 2011. Sin embargo, vuelvo con mejores sensaciones. Me manejé mejor, lo pasé de lujo y disfruté de un grupo de compañeros difícilmente superable. Gracias a todos, especialmente a Lidia, por la compañía, el apoyo, las risas, los acalorados debates, las horas de vuelo…

En el diario lo contamos así.

No sirve de nada estar en vanguardia sin una buena retaguardia. Gracias, Javier y Laia.