Comparaciones España-Silicon Valley

Los curris de Jim Henson

Víctor es una persona de sensibilidad especial, sabe acercarse con cuidado, decir las cosas y relajar o apretar según te note. Durante muchos años fue la persona de confianza de Puri Beltrán al otro lado de la pecera de la radio. Así es como le conocí.

Hace poco me pidió que le contestase algunas preguntas para un blog en el colabora, BasePYME. El viernes, Jorge Soto, gran amigo techie-latino, vino con su estudio de vídeo portátil a grabar a la oficina para su documental sobre startups, #StartupsUnedited.

En ambos casos, y en muchas conversaciones con gente del mundillo de aquí y de allí me preguntan qué diferencias hay entre Silicon Valley y España a la hora de emprender o qué haría falta en España para tener un ecosistema parecido.

Esto es lo que le dije a Víctor:

¿Qué le falta a España para tener su propio Silicon Valley?

Varios factores. El primero, dar un impulso a los emprendedores, pero de verdad. No vale con decir “crea tu propio empleo” o “hazte autónomo”. Lo que haría falta sería apostar y dar margen a gente que quiera montar algo, darles ayuda en forma de colchón económico y asesoramiento. Enseñar a ser ambiciosos con la ejecución de las ideas, pero no necesariamente codiciosos. Sería bonito que se crease una base y se pensase a medio o largo plazo. No sirve de nada crear viveros de oficinas que después se abandonan. Es algo más profundo, pero sí creo que hay talento, formación y creatividad. Ah, otra cosa, ser algo más soñadores. En España cuando alguien se confunde, cuando tropieza, siempre le dan la misma contestación: “Ah, te lo dije”.

Con Jorge vine a decir algo parecido, aunque matizado, que no tiene sentido crear algo suelto si no hay una red. No solo una red de conexiones, también una red como la del circo, un tejido que dé soporte, que sirva de ayuda.

Una de las cosas que más llaman la atención en Silicon Valley es la pregunta que te suelen hacer cuando contactas a alguien: “¿Cómo puedo ayudarte?”. Es decir, piensan en que echando una mano ambos saldrán ganando.

En España, y es muy probable que me confunda, tengo la sensación de que somos como los curris. Mucho trabajar, mucho poner piezas, para que después vengan los Fraggle, simpáticos y adorables, pero devoradores, a comerse las construcciones.

Los Curris por la ilustradora Aina Albi

Los Currris por Aina Albi

Desarrollo de videojuegos en España

Primera noche en Japón. Primera visita a Gonpachi, que pronto se convirtió en nuestro sitio de confianza y valor seguro para pedir cosas sabiendo de antemano qué iban a ser. Jet lag extremo y se me ocurre sacar la conversación. Después de un arduo debate me vi en 3 contra 1. Reflexioné y sigo pensando parecido: una industria, por el hecho de ser local, no merece automáticamente el apoyo. Creo que como periodistas no estamos para apoyar o tirar por tierra a nadie. Menos aún según criterios nacionalistas.

Otra cuestión es que Gonzalo Guirao, de Tonika Games, sea algo fuera de los común y se haya convertido en el referente local para desarrollo de videojuegos. Más allá del último caso de éxito, The Mistery Team, ha demostrado que se pueden crear videojuegos de alta calidad, con tramas interesantes y amplia aceptación más allá de nuestras fronteras.

Precisamente, esa es la idea. Precisamente, él pide que no haya subvenciones, sino rentabilidad, capacidad para trascender sin necesidad de ayudas y, sobre todo, proponer por sí mismos en lugar de actuar bajo pedido de grandes compañías. Ojalá ese día llegue pronto.

Siempre me ha gustado pensar que lo importante no es de dónde viene la gente, sino a dónde quiere llegar.

¡Viva Olympus! ¡Viva Portugal!

Viva Olympus

Fue comprarla y romperse a las dos semanas. ¡Mala suerte!

Estaba contentísima con mi Olympus PEN PL 1, de color negro, como siempre me dice Enrique. La compré aprovechando que cerraban PC City. Conseguí un buen precio. Junto con el objetivo Lumix pancake era la herramienta perfecta. Vamos, que casi salió más caro el guiso que el pollo.

El obturador no iba, se quedaba sin abrir, no se podía ver nada a través del objetivo. Tragedia.

Me puse a recoger la garantía, número de serie. El servicio técnico de Olympus resultó estar en Portugal. Lo mandé esperando una larga espera… Salió el pasado martes y hoy lo tenía en casa. Pieza cambiada. Funciona perfecto y portes pagados.

¡Viva Olympus! ¡Viva Portugal!

El pirata cojo con pata de palo… que juega a la DS y no hace nada malo

Cada año, en el colegio, se repetía la misma cantinela. La profesora nos decía: “Sois el peor curso que he tenido nunca”.

Con el tema de la piratería en España tengo la misma sensación.

“España es el país más afectado por la piratería”
Rafael Martínez, subdirector de Nintendo Ibérica.

Sea cierto o no, ya se ha dado el primer golpe a los tarjetas R4 de la Nintendo DS.

La Roja, la imagen de todos

Durante años, como siempre caíamos en cuartos, en los mundiales iba con Argentina, mi segunda patria por afectividad, amistad y apego familiar.

Este verano cambió todo. Hasta finales de agosto todos vivimos en una nube, sentimos un triunfo como nuestro. Pensé que el triunfo en el mundial nos beneficiaba a todos. Algo extraño en mí. Hace tiempo que tengo claro que mi cuota de patriotismo tiene más que ver con la honestidad a la hora de pagar impuestos que llenándome la boca con topicazos.

No me confundí en las sensaciones. La imagen de España en el exterior va cada vez más ligada a “La Roja” (lo prefiero a “la nacional”). En Estambul conocí a Sergio Brotons, un alicantino (no me resistí a cantar lo del Postiguet) que vive en Francia y trabaja en Suiza, excelente conversador, buen compañero de viaje y muy ‘techie’. De hecho, su labor está centrada en ‘social media’ en HP. Me explicó cómo cada vez que viaja le felicitan y, hasta da la sensación de que le miran con otros ojos.

La pasada semana en Toulouse lo comprobé yo misma. No sólo charlando con los compañeros de Portugal, sino cuando Michal me preguntó por el beso de Iker y Sara Carbonero. Los italianos se sabían hasta la alineación. Hasta Steve Ballmer se acordó en su desayuno en el Ritz. Vivir para ver…

El fútbol nos invita a ponernos el mundo por montera.

I love this game

Recuerdo el anuncio de Gatorade con Jordan. Like Mike, decían. También tengo grabados los pantaloncillos que llevaban los de basket en los 80. Me deslumbró el Joventut de Villacampa, pero seguí siendo del Barça, más aún con Aito.

Cuando mi equipo de Volley dejó de ser mixto, me pasé al baloncesto. En la primera temporada me ofrecieron dejar la liguilla infantil y federarme. Fue un paso importante. Jugaba de base, me divertía en el Lemuria.

Me alegra mucho el triunfo de la Selección Española de Baloncesto.
El día antes de mi cumple estuve en el mítico Madison Square Garden de NY, donde juegan los Nicks. Me acordé de Pat Ewing, cuyas zapatillas se vendían como churros.

Jugaban las chicas de la WNBA. Estuvimos apoyando a las Liberty de NY contra las Suns de Connecticut. Ganaron las nuestras.

Las Liberty en el Madison Square Garden from Rosa Jiménez Cano on Vimeo.

Fue de lo más divertido y emocionante. Creo que en eso sí que nos ganan, allí, hacen de cualquier acontecimiento deportivo un espectáculo único y digno de recordar. Por eso volvería. No paramos de animar en ataque y defensa, todo el tiempo. La mascota era traviesa y divertida.

Sobre los cambios en el Gobierno de Zapatero

No termino de entender lo de Pepe Blanco, mejor dicho, no me gusta. Bien por Salgado. Todavía recuerdo cuando Mr. Solana le dijo que le recordaba a ella. (Aún no hice bien la digestión).

Lo de Ángeles González Sinde no sé por dónde cogerlo… Un gran giro el de Gabilondo. La llegada de Chaves a Madrid me ha recordado a Rober y las ganas que tenía de que el presidente de los “minolles” dejase Andalucía. No les irá mal un poco de aire fresco. De todos los nombramientos, el que más me alegra es el de Trinidad Jiménez, su sensibilidad le convierte en una gran Ministra de Sanidad y Políticas Sociales.

Las nuevas normas de la diplomacia española

Somos noticia internacionalmente no sólo por salida de Kosovo y el malestar en USA, sino por el gran fallo de comunicación de la ministra Chacón.

Estoy de acuerdo con Carlos de Vega y su post en “Se Alquila Casa Blanca”:

1.Lo primero que hay que hacer cuando un país hace modificaciones en una campaña militar en la que participa con otros países es comunicar los cambios a la tropa. El gobierno español ha dejado claro que los militares españoles deben ser los primeros en saber que nos vamos de Kósovo porque ellos son los que, al fin y al cabo, están dejándose la piel sobre el terreno. Así que ya está claro. Por esa regla de cortesía obligada, a partir de ahora, será la tropa la primera en enterarse de que nos vamos a la guerra. Antes de que lo sepa la OTAN, EEUU, el Consejo de Ministros o la Unión Europea. Lo primero es lo primero.

2. Para mantener las buenas relaciones con los aliados no está mal hacer alguna llamadita de vez en cuando. Hillary Clinton es muy enrrollada así que siempre se pondrá al teléfono. Somos tan buenos amigos de los americanos que ¿a quién le puede extrañar que en medio de la charla Moratinos le tenga que preguntar si nos consideran un país serio? Preguntas normales e inocentes, de esas que se hacen todos los días entre amigos. Se admiten teorías sobre el gesto que ha debido hacer Clinton cuando ha colgado el teléfono.

Argentina y España, unidas pero todavía incomprendidas

Al salir del taller de blogs de Diputados del PSOE, llegué a la plaza de Neptuno, lugar de celebración de los hinchas del Atlético, donde juega el Kun Agüero. La bandera argentina junto a la española anunciaba en el corazón cultural, en la milla del arte, donde están los grandes museos, la visita de Cristina Fernández de Kirchner.

Cuando estoy en Argentina me sacan dos temas sobre España que me cuesta bastante explicar. El primero es el de los toros, pero en los últimos días he conseguido un buen argumento de la mano de Esplá. No pido que a nadie le gusten allí, símplemente un mínimo de apertura cultural, de mente abierta y de capacidad para conocer culturas.

Por otro lado, otra cuestión que se suele usar para hacer ver que los españoles vivimos anclados en el pasado o, peor aún, bajo régimen feudal, es el hecho de que seamos una monarquía. Si supieran la legitimidad que ganó la Corona la noche del 23F tras la actuación del Rey Juan Carlos en aquel golpe de Estado. Si conocieran su apuesta por el pueblo y la democracia, seguramente entenderían su papel y su importancia. Por eso les invito a ver el especial de RTVE sobre este hecho que ayuda a conocer esta parte de nuestra historia más reciente.

Me gusta hablar más de estos pequeños detalles y curiosidades que de las historias entre empresarios de un país y otro. Al menos en el blog, claro. Quizá, el descubrir cómo son los argentinos en sus costumbres sea también uno de mis grandes vicios bloggeros.

Artículo para mi columna con periodicidad intermitente en Noticias LA.