Ramón Lobo, amigo de los que nunca te deja en el peor momento, de los que te da cariño sin preguntar el motivo de la tristeza, ahora camina libre.

Este fuerte no se rinde es su nuevo blog.