Beelitz, un hospital abandonado

Cuenta la leyenda que ahí Hitler se curó de las heridas de la batalla de Somme. Inicialmente fue un centro para enfermos de tuberculosis y afecciones del pulmón, pero desde el 45 a 1995 estuvo en manos de los soviéticos. De hecho, a modo de recuerdo, tomé un papel con grafía cirílica. Es lo único que traje, junto con sensaciones y fotos de la visita al hospital de Beelitz.

Fue hace un año pero lo tenía pendiente. No había cobertura, así que nada de FourSquare. Era lo más parecido a volver a la adolescencia y descubrir sitios secretos, saltar tapias y mirar a todos lados con cautela para explorar una ciudad sanitaria abandonada.