MWC 2012

Ha sido una auténtica locura, un no parar, pero ha merecido mucho la pena. A pesar de las entrevistas por pasar, las tarjetas de visita, la lavadora y todo lo que espera mañana en el diario. Ha estado genial currar más cerquita de los compis de BCN. Hemos hecho una lista friki de lo mejor y lo peor del MWC2012. No ha habido demasiados cacharros innovadores. El PadFone de ASUS ha sido, con diferencia, el más rompedor.

Fue un placer volver a ver a Javier Agüera, hablar en hoy por hoy (y discutir sobre tecnoadicción), o descubrir que pronto tendremos teléfonos con el procesador Intel. Otellini dio un paso más.

Microsoft es una de las empresas que más ha innovado durante el evento, tanto por su alianza con Nokia, como por el anuncio de Windows 8, pero, sin duda, Android ha sido el triunfador de la cita. La propuesta más

Será una pena volver al 3G después de una semana a velocidad de vértigo con el 4G de Telefónica. Como no podía ser de otra manera, el congreso ha contado con su ración de emprendedores: Españoles que buscan financiación de Silicon Valley.

Me hace especial ilusión verme en TechTV, entre algunos de los periodistas que suelo seguir.

CES 2012 y un paseo por Las Vegas

Una semana que parece un suspiro o eterna, según se mire. Ha sido alocado y cansado.

En lo profesional me ha dado mucho de sí, CES se ha superado:

En lo personal, un poquito menos, pero estuvo bien reencontrarme con compis y conocer algo mejor a Javier. Tuve poco tiempo para pasear o ver algo que no fueran cacharros. La noche del martes estuve en el teatro del Hotel Wynn, a ver el espectátulo de Cirque du Soleil. En la ciudad hay bastantes, tiene algo así como una sede permanente y shows únicos. Le Rêve supera cualquier expectativa. Es simplemente grandioso, arrebatador. Roba tu atención, toma tu corazón y pugna por meterte bajo el agua. Es inmersivo pero no salpica. Una experiencia para vivir.

Al final, cosas mías, salí con una reflexión: Ojalá los toros cada tarde este nivel de excelencia. No hablo de arte o verdad, sino de excelencia, de llegar un espectáculo en cada actuación a un nivel superior.

El jueves tomé rumbo al norte en eso que Fany conoce como ‘el reto’ para ver la antigua Las Vegas, el downtown que dicen por aquí. Mucho más decadente que el strip pero también más auténtico. Ahí es donde están las famosas capillas de las películas, los señores que arrastran su vida en carritos de la compra mientras pegan sus labios a una botella cubierta en una bolsa de papel de estraza. Dicen que se aparca fácil, es barato y el country manda.

Me quedo con las ganas de visita la presa Hoover y el gran Cañón.

Los ultrabooks a la conquista del mercado

Tengo un netbook en un cajón del salón. Casi nunca sale de ahí. Solo si viene alguna visita y quiere consultar algo. En casa suelo usar Mac, el vetusto , valiente y amortizado manzanito, y el nuevo y pequeño MacBook Air. Los netbooks nos conquistaron por su bajo precio y escaso tamaño. Poco a poco fueron ganando en ligereza pero no tanto en potencia.

Los ultrabooks son sus hermanos mayores, en tamaño, precio y prestaciones. Alrededor de 800 euros. Menos que un MacBook Air, pero más que un netbook. Pretenden ser ligeros pero similares a los portátiles más potentes. Intel se está volcando en ello. Estiman que para 2013 será el formato más extendido. Al mismo tiempo, consideran que las tabletas ganan adeptos, sí, pero siguen necesitando de un ordenador para descargar fotos, activar el iPad, actulizar el teléfono…

¿Estamos ante la muerte definitiva del DVD como soporte informático?