Samsung Galaxy Tab 10.1

Entre toda la lluvia de tabletas, después de probar y probar, por fin aparece una digna de enfrentarse al iPad 2, amo y señor del mundo del mundo táctil portátil. Samsung Galaxy Tab 10.1 se parece tanto al iPad que la propia Apple se ha quejado, hasta se ha llegado a paralizar la importanción de nueva unidades a Europa.

Hasta hace poco me parecía un error de la industria sacar cacharros a precios muy parecidos al modelo de Apple, pero con hardware inferior o, esto es más grave, igual pero mal aprovechado.

Parecido notable entre iPad y Samsung Galaxy

La versión de Samsung aprovecha como ninguna otra las bondades de Android 3.0. ¿Los peros? Quizá le falte algo de batería y, esto es importante, más aplicaciones adaptadas al formato.

Probando el iPad 2

Primeras sensaciones con la nueva tableta de Apple: iPad 2.

A favor:

  • Es más rápida
  • Más ligera y fino
  • Se pueden editar vídeos en iMovie y sincronizar con la versión de escritorio
  • La nueva funda limpia y protege el aparato
  • Garage Band mola para tocar y grabar vídeo
  • Los juegos van mucho más fluidos

En contra:

  • La batería dura igual
  • Algunos controles son de acceso más difícil
  • La funda protege la parte frontal pero no la trasera. Convendría que no se rayase la cámara, así que hay que comprar una funda adicional
  • Sigue sin USB ni lector de tarjetas SD (para esto último hay un complemento que va muy bien)
  • iTunes sigue siendo el programa gestor. Me cuesta muchísimo domarlo.

Explosión de tabletas

El viernes llega el iPad 2. Empiezan a venderlo a las 17h para que haya colas, efecto mediático, noticias de fin de semana… A medida que crece la popularidad del aparato de Apple sus competidores se están poniendo al día. El ejemplo hoy ha sido Samsung. Con tal de hacer todavía más fina su próxima tableta ha renunciado a algunos megapíxeles de la cámara trasera (de 8 a 3 megapíxeles) y ha adelagazado el aparato.

No tienen fecha de salida pero sí será más fina y ligera que el líder.

Acer ha presentado una tableta con alma de portátil. Con un teclado externo que recuerda a un bonito aparato que tardaré mucho tiempo en olvidar. Me ha parecido valiente tanto el precio 499 euros sin teclado, 100 más con él, como la decisión de usar Windows 7, hecho que se traduce en una menor batería y un extraño efecto cuando se gira el aparato. Tarda en que se adapte la visualización.