Análisis de HotPot: Google también quiere localización social

Por primera vez he sentido miedo de Google. Hotpot sabe mucho sin tener que preguntar nada.

Buscando un poco en los términos de uso se encuentra la explicación: Google usa el historial del usuario para saber en qué zonas ha estado. Así la primera vez que alguien entra en HotPot se siente espiado. ¿Cómo puede saber que alguien frecuenta un hotel o restaurante si no lo ha declarado antes? Google ofrece un enlace para gestionarlo, claro, pero después de haber tomado los datos. Es decir, es a posteriori.

Desde la portada de HotPot, en la parte inferior derecha de la portada, se incluye una llamada a los dueños de los negocios: «Date de alta gratis en nuestro listado para empezar a usar este servicio». Al margen de la parte, cada vez menos, divertida y social del asunto, ahí estará el negocio de Google. En crear un vínculo entre los clientes y proveedores de servicios en el momento en que entren por la puerta del lugar.

FourSquare se encuentra con HotPot de Google

Mientras colecciono badges (chapitas) sigo jugueteando con FourSquare. Cada vez son más sus posibilidades. De hecho acaban de estrenar una tanda de insignias creadas por terceros en lugar del propio servicio.

Además de Facebook Places y Tuenti Sitios (fuerte competidor en España), Google acaba de lanzar HotPot, un sistema de búsqueda en Google Maps que incluye las recomendaciones de nuestros contactos sobre servicios cercano a nuestra búsqueda. Es decir, red social localizada, como el resto pero con los aditivos que solo Google sabe poner en cada movimiento.

Con lo que sí me he reído es con este gran vídeo hecho para promocionar Sony Ericsson.

Cuando mi nieta me enseñó el forescuar supe que estaba hecho para mí…

Imposible explicarlo mejor.