Red Innova, un soplo de optimismo

Empezaron con un evento local y ya se han expandido a Sao Paulo, Punta del Este y Nueva York. La Red Innova es uno de los eventos que sigo con más interés desde su nacimiento. No solo por el interés que suelen tener sus ponentes, sino también por la atmósfera que se crea y el optimismo imperante.

El 14 y 15 de junio volverán al Circo Price, con nuevas ideas, debates y experiencias para crear nuevos negocios, avanzar en Internet y generar servicios que hasta ahora solo están en la mente de algunos privilegiados.

 

17N: Marea verde en Madrid

Mi padre es profe. Este año se jubila. Tenía la tarde libre.

Me gustó tanto el ambiente como el fondo de la manifestación. Recortar en educación es crear desigualdad, es romper la sociedad, es perpetuar un sistema de castas. Al final, es hacer más pobre un país. La posibilidad de generar riqueza se vuelve sensiblemente inferior si solo unos cuantos tienen acceso a la educación y, posteriormente, a puestos de responsabilidad.

Adiós al chipén (de las chachi)

Era uno de los sitios más emblemáticos de Chamberí. En el Chipén de las chachi (que es como se anunciaba el sitio) te podía encontrar a un camarero chileno o al hombre del tiempo con los párpados retocados, acodado en la barra. No le falta de nada, hasta su aire decadente.

En 2008 pasó a llamarse la Parpusa, un nombre que me moló. El domingo, al salir del cine, descubrí que también había cerrado. Una pena.

Escribo esto porque parece que no soy la única que lo echa de menos. Tengo un montón de visitas en el blog buscando “Chipén”. ¿Se atreverá alguien a abrirlo con el mismo nombre?

Simón Casas mueve ficha

Ya sabéis que por aquí, mi blog personal, no suelo hablar de toros. Esto es un espacio más, bueno, más de mis cosas. Los toros, no lo dudéis, forman parte de mi vida. Estamos en una encrucijada, en un cubo de Rubik difícil de resolver.

Por eso me tomo la libertad de enlazar a mi post sobre la presentación de Simón Casas en el Wellington. Hubo más lírica que prosa, más corazón que cabeza. Yo quería de lo segundo, pero, dadas las circunstancias, habrá que conquistar lo primero para que funcione la segunda. No es por la filosofía, es por la Historia.

Volver al videojuego

Creo que desde hace como un año me lo paso mucho mejor en el trabajo. Dejé de jugar videojuegos casi al final del instituto cuando tenía que empezar a estudiar de verdad.

Ahora vuelvo a los mandos. O sin ellos. Me cuesta en ocasiones, soy malilla y el muñeco pasa más tiempo en el abismo que de plataforma en plataforma.

Como fuere, mi mundo techie me tiene sorbido el seso.

Me sentí nostálgica al encontrar este cartel en la calle Pedro Heredia. Alquilan (mejor dicho, alquilaban) cartuchos para consolas que ya son casi piezas de museo.

Atentos al enlace: al final del post sale una review del videoclub. Lo definen como el mejor de Madrid pero, vaya, solo acepta nuevos miembros si llevan la recomendación de otro.

My Spanish Coach, dando lecciones de algo

Era una ganga de aeropuerto pero… ¿alguien estudia con la Nintendo?

My Spanish Coach

Por una vez somos protagonistas. El resto del mundo nos sigue. En Grecia somos noticia. ¿Qué hemos hecho? No lo sabemos, pero es diferente. Es volver a tomar la calle, ser ciudadano, ejercer un derecho.

Pronto habrá libros, interpretaciones de tertulianos, tendencias, sociólogos y analistas. Todo el mundo será experto y lo habrá vivido en primera persona.

A mí me salió caro el entrenamiento. 699 euros, nuevo iPhone. Bendito MobileMe, al menos hizo el 50% de su tarea.

 

REC Madrid: disfrázate y baila

Bastó un mensaje de Pedro para poner ean órbita a mi tropa de amigos. Tras parada técnica (repostar básicamente) en casa de Santi y Vanna, nos plantamos en el Madrid Arena para vivir el REC Madrid, Carnaval Electrónico Audiovisual.

Creo que les moló un montón. De hecho uno de los miembros del equipo ha vuelto sin gafas. Curioso, yo me pasé la noche con una fosforitas azules puestas.

En RED con Vanna y Juan

Confieso que fui la primera en recogerme después de pasarme varias horas mirando a la pantalla y riéndome mucho con la creatividad de muchas proyecciones.

La próxima vez creo que tiene que venir mi gran descubrimiento esta semana: Mambo Kurt con su ‘klavier’.

La juventud está perdida: GameJam en MediaLab Prado

Todas las ideas son válidas para hacer un videojuego en GameJam

Hace falta echarle pasión y gusto por aprender y compartir para, en lugar de irse de cañas, cena o copas, encerrarse en el MediaLab Prado durante el fin de semana para hacer un videojuego en 48 horas. Así son las GameJam.

Me parece un gran argumento para todos los que creen que los jóvenes de hoy son unos descerebrados. Creo que tienen las cosas bastante claras, de lo que carecen es de oportunidades.

El ejemplo está en las ofertas de trabajo desde Alemania para ingenieros y arquitectos. Como española me siento decepcionada con mi país. Es como poner una escuela de pilotos y dejarlos sin aviones. ¿Para qué sirven tantos años de formación pagada entre todos si no va a revertir en la sociedad? No digo que se deje de apoyar la educación. Al contrario, que se den posibilidades de que el talento deje de ser potencia y pase a ser acto. Que se puedan hacer realidad los proyectos que se tienen en mente.

Presentación de una idea durante la GameJam 2011 en Madrid

Mañana volveré a la GameJam para ver los resultados. Al margen de como sea la calidad de cada juego habrán demostrado capacidad para concentrarse, cooperar y llevar a cabo un proyecto creativo en un periodo de tiempo limitado. ¿Eso no es tener talento?

Mi sinusitis y la contaminación

Puede que no tenga nada que ver una cosa con la otra. En todo caso, el 15 de febrero se desvelará la incógnita.

A comienzos de año empecé a sentir que no podía respirar por la nariz. Andaba como las viejitas, me faltaba el resuello al subir escaleras. Las radiografías confirmaron las sospechas: sinusitis. El especialista, después de cortisona y antibióticos, dio su parecer. Seguimos con cortisona y tiene pinta de llevar tiempo así la cosa.

Sus sospechas indican que es muy probable que tenga algún tipo de alergia (además de a mis queridos gatos). Pronto lo sabremos. La cuestión es que, sea cual sea el motivo de mi obstrucción, lo voy a tener difícil para saber cómo de mierdoso está el aire de mi ciudad, Madrid. Yo también quiero saber quién quitó (o mandó hacerlo) las estaciones de medición de contaminación. No es solo una cuestión de transparencia, también de salud pública.