Google I/O: Android y contenido

Google, a pesar del gran éxito de Android, basta con echar un vistazo a las cifras, tiene presentes algunos de los errores de su sistema operativo para móviles.

Un ejemplo eran las versiones. Esta tarde lo ha solucionado con el compromiso de actualización de ciertos terminales mientras el hardware lo permite.

Otro, la escasez de contenidos. Esto se solventan con Google Music, de momento en beta y solo en Estados Unidos, así como Movies. Adrián Segovia cree que el movimiento con la música es tener una mano a Spotify. Podría serlo si negocian, si Spotify acepta. De lo contrario, sería una estrangulación antes de desembarcar en América.

Mientras esperamos el sandwich helado, nos quedamos pensando en si la solución de domótica de Google tendrá éxito o qué aplicaciones saldrán para los aparatos de gimnasio compatibles con Android.

Gracias, Mike (Bloomberg)

Ser alcalde de Nueva York no es un cargo cualquiera. Ruddy Giuliani pasó a la historia como el alcalde de las Torres Gemelas por la entereza que mantuvo y lo diligente que se mostró en tan sensible momento. Hasta entonces también era conocido por ser una suerte de David Copperfield que hizo desaparecer mendigos de las calles. Un día girabas en la esquina de siempre y ya no estaba el pedigüeño «de siempre», sin rastro, sin dejar un bote para recoger propinas o un email para seguirle los pasos. Creo que en aquel momento ni tan siquiera había Facebook.

El siguiente alcalde ha sido Mike Bloomberg, bueno, Michael. Tan modernillo con su TwitterMagnate de los medios y las finanzas, se le critica porque durante la semana está en Nueva York, pero el fin de semana, en lugar de disfrutar de las bondades de la Gran Manzana desconecta en una isla paradisíaca. Entre sus campañas están la de pagar mamografías de su bolsillo o abonar el importe de los «pinganillos» que sirve de guía turística en el MOMA. No está clara la línea entre lo que paga su empresa y la ciudad, pero basta con mirar los logos para saberlo.
oceans01

Por ejemplo, fuimos a Central Park, a ver cine gratis. Era una experiencia cívica, tranquila, chuli, y colectiva. Era cosa del ayuntamiento. Las palomitas con sabor a Oreo (extraña combinación que no me convenció), eran de su bolsillo (de su empresa, se entiende). Toda una experiencia ver entre té verde sin azúcar y nachos Ocean’s Eleven (de nuevo).

piesnegros