Una tableta por niño: del OLPC a OX

El OLPC, como se conocía inicialmente al proyecto de Nicholas Negroponte  no terminó de cuajar. Al menos no al 100%. La idea del presidente emérito del Instituto de Tecnología de Massachusetts era crear un pequeño portátil, enfocado en la educación por menos de 100 dólares. De ahí su nombre: One laptop per child, un ordenador por niño.

El precio se dobló, pero no solo se conviritió en una realidad en muchos países, sino que inspiró una nueva categoría de ordenadores, los netbooks. El mercado de consumo quería usar portátiles mínimos para ver su correo y navegar en viajes sin tener que cargar tanto. ASUS fue la primera en ver el filón, con sus EEE. Gracias a esta línea se ha convertido en uno de los primeros fabricantes mundiales, cuando antes se limitaba al mercado asiático y la creación de places base. Los netbooks, tres años después de su explosión, se han reconvertido en Ultrabooks, las estrellas de este CES.

Negroponte mantiene su cruzada educativa y tecnológica. Ahora con las tabletas. Durante CES ha presentado, con excelentes críticas, la tableta que servirá de ayuda a los países en vías de desarrollo a dar una educación acorde a los tiempos sin un gran desembolso.

Recibe el nombre de OX y, esta vez sí, el precio es de 100 dólares. Mantiene la estética de la anterior, con el borde en color blanco y la cubierta de goma (apta para el descuido de los críos y salpicaduras) en un verde vivo y una funda de goma a juego. La pantalla es de ocho pulgadas, inferior a las del iPad y una pulgada mayor que el Kindle Fire, un modelo que ha destacado por su bajo precio. Sigue leyendo