Manifiesto y sentido común

Estos dos últimos días han sido muy muy intensos. De no parar, pero han merecido la pena. Sobre todo para corroborar que después de tanta ley a lo loco y un Manifiesto que ha prendido la mecha en la red que nadie pide nada tan descabellado. Ni las posiciones son tan lejanas.

Esta mañana, en EL PAÍS, tuvimos un encuentro con Paloma Llaneza, César Calderón, David Cierco, Álex de la Iglesia y Julio Alonso debatieron con la batuta de Borja Hermoso.

Entre el selecto público de la casa asistieron los bloggers pata negra: Toño Fraggle Rock, Adrián Segovia y Moeh.

Mañana, en la edición de papel, habrá un despliegue que guardaré en mi caja de recortes del sótano. Merecerá la pena verlo dentro de unos años.

Os dejo un par de vídeos (incrustables) con el encuentro:

Larga semana de congresos

Por fin en casa. ¡Y con papás!

Desde el viernes pasado esto ha sido un no parar pero ha resultado de lo más interesante.

EBE09

Creo que cada vez soy más de los poquito que ha hecho cuatro de cuatro ediciones de EBE. Lo pasé muy bien, como siempre. Me gusta porque es la manera de encontrarte con gente que aprecias, lees y sientes cercana pero que normalmente no puedes ver. La comida «de Barrera» en la Alameda es ya un clásico.

Los contenidos del programa oficial sí fueron algo más flojos, pero creo que casi nadie va por eso. Sólo me gustaron Paloma Llaneza y Yoriento. Si hay EBE10, creo que allí estaré.

FICOD 09

Asistí a la primera edición, que era a la vez que SIMO. La segunda me la perdí (estaba en Argentina). Salí muy sorprendida. No sólo por las charlas del auditorio, sino también por los debates. Muy interesante la parte dedicada al libro digital, un acierto.

No es normal que tanta gente comience a interesarse por estos temas, que haya colas fuera de las mesas redondas. Lo difícil era decidir a qué mesa o taller asistir. La organización y el wifi, impecables.

Los contenidos digitales van a más, y su evento también. La web permite que la conversación siga viva hasta el año que viene.

Personal Democracy Forum en Barcelona

Ahí fui un poco por mi cuenta. Salí algo decepcionada. Esperaba más del evento. La organización tirando a mala. Con esperas para acreditarse, wifi que no daba de sí, sin enchufes, sin un sólo sitio con mesa para poder trabajar. El momento apartheid de la prensa en esta fila tampoco me resultó agradable. Tuve la sensación de «todo para el pueblo pero sin el pueblo».Algo de políticos qu hablan de la gente y su poder siempre que ellos tengan la sarten por el mango. Tampoco me agradó esa afición por vaticinar el fin de la prensa: ¿quién va a fiscalizar a los políticos? ¿Ciudadanos a los que ellos mismos desinforman o movilizan según sus intereses?

¿Quién es el dueño de los datos en la red?

Como siempre, creo que volveré el año próximo a EBE. Lo positivo está muy por encima de lo negativo y es una excelente ocasión para encontrarse con gente interesante.

La noche sevillana y una temperatura que acompaña convierten la llegada a Eventoblog en un lento goteo de asistentes durante la mañana. Siguiendo la estela de ediciones anteriores, cada vez tiene más peso Twitter y mucho menos los propios blogs. Se gana en inmediatez, pero se pierde en profundidad. Son pocos los bloggers que analizan, reflejan impresiones de las charlas o hacer reflexiones en profundidad en sus bitácores. La mayoría prefiere criticar en Twitter mientras el ponente se dirige al audiotorio. Otros, directamente, ven vídeos en YouTube o juegan al póquer en línea.

Paloma LLaneza fue la sensación de la tarde del sábado.