¿Dónde están los suscriptores digitales?

El paywall, muro de pago, valla o como queramos llamarlo, del NYT es uno de los más laxos. Permite entrar y salir sin dejar dinero en caja sin demasiada dificultad. El reto, en todo caso, es hacer ver al lector que ‘lo necesita’, que debe pagar por una información mejor que la del resto. La cuestión es, ¿dónde están esos clientes dispuestos a pagar por mejorar su experiencia?

Al parecer, al menos por la publicidad, en el metro. En el subway, este verano, la invasión de carteles para conocer qué se esconde detrás de una suscripción digital (menos de 20 euros), era notable. ¿Es ese el lugar para captar suscriptores? ¿Seguimos queriendo leer los medios en el metro?

TimesReader 2.0

Mientras debatimos por enésima vez si hacer periodismo en una pantalla es periodismo o hace falta mancharse los dedos de tinta para ejercerlo… Ejem, bonita metáfora, pero nada real hoy, el NYT tira de Adobe Air y mejora su lector online.

Mientras no sabemos cómo o por qué contenidos cobrar en la red, el NYT innova. Presentan TimesReader 2.0, un cómodo lector de su edición impresa en forma de widget a pantalla completa. La portada es gratis, el resto de contenidos no. Cuesta 3,45 dólares la suscripción semanal y permite leer en pantalla una edición muy parecida a la de papel, pero con muchas ventajas.

Ah, los vídeos y crucigramas son gratis, así como las imágenes y “lo más enviado”. Si ya se es suscriptor, el acceso es gratis.