Premio Nacional para un periodista sin fronteras

Hace nada os hablaba de la gran paciencia de Cristian Cambronero, autor del blog “Fusil de chispas”. Paciencia, gran virtud para un periodista, entre muchas más que atesora. Tantas que hoy ha recibido un reconocimiento extraordinario: Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez 2009.

2009-10-08 02:57:14 +0200De momento lo realmente claro es que la naturaleza misma de un blog lo haría perder su esencia si fuera unidireccional. Es la participación lo que ha hecho que el Fusil -si se quiere- funcione, y sirva para algo.
Esto me supera. El más honesto agradecimiento para todos los que pasan por aquí. En serio.

Enhorabuena por el premio y gracias a Michelle Soto por el aviso.

Con Walter Cronkite muere la credibilidad

Adiós a la inocencia. Adiós a la confianza. Con él se va una manera de hacer televisión, no por la tecnología o la forma de aparecer en pantalla, sino por el halo que le rodeaba, por su fiabilidad, por la responsabilidad que entrañaba ser un icono en el país de las marcas. Murió Walter Cronkite.

En CBS, su cadena, le dieron una sentida despedida.

La verdades de Rosa María Calaf

Y ¿qué hay que decir?

Que el periodismo está derivando hacia la espectacularización, la frivolización, la banalización. Se tiende a incumplir el objetivo del periodismo, que es informar con rigor y en función de la importancia que tengan los temas para el ciudadano. Sobre todo en televisión, hacemos más espectáculo que información. Esta cultura del todo vale… no me vale.

¿Ha pasado miedo?

Sí, pero es algo que quiero desmitificar. El peligro no tiene mérito porque la de periodista es una profesión de riesgo, como la de policía o la de bombero. El periodista va al conflicto porque quiere, nadie le obliga. La única y vital exigencia es exigir a las empresas ir con los medios adecuados, no en precario ni sin experiencia

¿Ha coincidido con muchos compañeros en esas situaciones precarias?

La mayoría, porque hay muchos medios que presumen de sus corresponsales o enviados y los mandan sin ningún tipo de apoyo técnico, sin equipo, sin preparación previa. Exprimen la buena voluntad, el entusiasmo, las ganas de trabajar de esta gente joven que se la juega para tirar para adelante.

Rosa María Calaf en una entrevista este domingo en Público.