El pirata cojo con pata de palo… que juega a la DS y no hace nada malo

Cada año, en el colegio, se repetía la misma cantinela. La profesora nos decía: «Sois el peor curso que he tenido nunca».

Con el tema de la piratería en España tengo la misma sensación.

«España es el país más afectado por la piratería»
Rafael Martínez, subdirector de Nintendo Ibérica.

Sea cierto o no, ya se ha dado el primer golpe a los tarjetas R4 de la Nintendo DS.

No es país para piratas

«En Brasil el 90% de la población no va a las bibliotecas, cines y teatros. Con internet sí podrán conocer la cultura. En los últimos años se ha creado una clase media con más de 40 millones de habitantes. No los podemos traicionar cerrándoles las puertas. Esto no es un país de 40 millones de piratas, sino de gente con ganas de conocer»

Alfredo Manevy, Ministro interino de Cultura en Brasil.

Igualito que en España…

¿Quiénes son los piratas?

¿Que opinion personal tienes del problema de la pirateria en el mar? ¿es la solución armar los barcos?

No sé cuál es la solución, pero desde luego el uso de la fuerza no me lo parece. Para empezar deberíamos dejar de pescar ilegalmente en sus aguas, y dejar de inundar sus costas con residuos tóxicos como hacen y han hecho muchos países asiáticos y europeos. Estos residuos han sido causa de cientos de muertos, malformaciones, etc, en la población local. Pero este es un tema del que no se ha hablado mucho por aquí.

¿Crees legítimo que España, entre otras potencias pesqueras, se aproveche de la situación de desgobierno en Somalia para esquilmar sus costas, incluso dentro de las 16 millas de pesca artesanal, cuyo hecho está directamente relacionado con el surgimiento de la piratería?

España es uno de los países que más pesca ilegalmente en aquellas costas. Me parece una vergüenza que nos aprovechemos de la situación de Somalia para llevar a cabo nuestros negocios. Tristemente, los piratas se están cobrando su indemnización a base de secuestros.

¿Cual es el origen del fenomeno del la piratería en Somalia, tanto en tierra como en el mar?

Como ya he dicho antes, el origen es la reacción ante la pesca ilegal de los países occidentales y asiáticos, y los residuos tóxicos que arrojan en sus costas. Para que os hagáis una idea, deshacerse de esos residuos de forma ilegal cuesta unos mil dólares por tonelada, pero hacerlo en Somalia les cuesta 2,5 dólares. La diferencia es clara. Los piratas se sirven siempre de este argumento para justificar sus actos. Se llaman a sí mismos «guardacostas».

¿Crees que pagar un rescate por el secuestro del Alakrana es invitar a los piratas a que sigan secuestrando?

Efectivamente. Pero, ¿cuál es la solución? Si pagamos alimentamos la piratería, pero si no pagamos los marineros no son liberados. Hace más de una año secuestraron a dos periodistas, un australiano y una canadiense, en Mogadiscio y como sus gobiernos dicen que «no negocian con terroristas», todavía siguen cautivos. Entonces, ¿qué hacer? Yo opino que lo primero sería quitarles a los piratas las excusas que tienen para secuestrar barcos (pesca ilegal y residuos tóxicos), y a partir de ahí estudiar qué vías políticas son las mejores para aquel país. Lo que tengo bastante claro a estas alturas es que el futuro del país lo deben decidir los propios somalís, sin ninguna injerencia internacional. Creo, además, que cualquier gobierno capaz de manejar Somalia, ha de llegar a algún tipo de acuerdo con los islamistas.

José Cendón resuelve las dudas de los lectores de EL PAÍS.

No es la primera vez que dice estas cosas, pero muchos no se quieren enterar.

Piratas a la fuerza

Me interesa mucho lo que plantea hoy Luisgé Martín en un artículo titulado «Confesiones de un pirata arrepentido».

Yo pirateo por interés cultural y por tacañería. Para conseguir lo que no puedo conseguir de otro modo y para conseguir lo que podría comprar pagando. No se me ocurre, sin embargo, sentir orgullo ni convertir en noble lo que es solamente un fraude. No dejo de piratear, egoístamente, porque sé que la solución al problema no es el acto ético individual, sino la acción política, la regulación, la intervención del Estado para proteger los derechos vulnerados: los de los creadores y los de las empresas que han invertido en ellos y que esperan, con toda lógica, una rentabilidad. No dejo de piratear pero estoy deseando que me obliguen a dejar de piratear.

Reflexiona sobre algo que está muy en la línea de los argumentos esgrimidos por el admirado Hernán Casciari.

Enredados con José Cendón

Enrique, para variar, abrió su casa para un nuevo enredados. Barrera estuvo en la producción, en la distancia, e impecable, como siempre. Juanjo Ibáñez condujo la entrevista con un periodista que me ha dejado impresionada José Cendón. Carmen Ibáñez continuó su inmersión en el enredo.

Como suele pasar, por aquí no se le conocía mucho, pero lleva bastante tiempo haciendo un excelente trabajo como freelance en «el cuerno de África». José Cendón apareció en los medios no para firmar, sino como objeto de noticia cuando le raptaron los piratas.

Durante más de una hora de conversación nos dejó momentos como estos, de sinceridad, compromiso, piratas, pobreza, África y, sobre todo, periodismo.

Piratería y barcos pesqueros en Somalia from Rosa Jiménez Cano on Vimeo.

Pronto, en enredados, mucho más.