Mi sinusitis y la contaminación

Puede que no tenga nada que ver una cosa con la otra. En todo caso, el 15 de febrero se desvelará la incógnita.

A comienzos de año empecé a sentir que no podía respirar por la nariz. Andaba como las viejitas, me faltaba el resuello al subir escaleras. Las radiografías confirmaron las sospechas: sinusitis. El especialista, después de cortisona y antibióticos, dio su parecer. Seguimos con cortisona y tiene pinta de llevar tiempo así la cosa.

Sus sospechas indican que es muy probable que tenga algún tipo de alergia (además de a mis queridos gatos). Pronto lo sabremos. La cuestión es que, sea cual sea el motivo de mi obstrucción, lo voy a tener difícil para saber cómo de mierdoso está el aire de mi ciudad, Madrid. Yo también quiero saber quién quitó (o mandó hacerlo) las estaciones de medición de contaminación. No es solo una cuestión de transparencia, también de salud pública.

Triball, no aceptes imitaciones

logoMuchos pensaríais que Triball es esa especie de conglomerado de tiendas pijas entre putas y chulos. Precios altos, tiendas trendy, y mujeres ofreciendo su cuerpo mientras los polis se pasean. El pasado jueves había en medio de la calle Barco una colección de figurantes que parecían divertirse en un artificial concierto.

Eso es, supuestamente, Triball.

Menos mal que me refugié en lo que muchos creen que es una tienda de plantas, «El Vivero» lo llaman los del barrio, cuando la definición más cercana de lo que se hace en las Indias.

El verdadero Triball es este. No acepteis imitaciones, amiguitos.

triball01

triball02