38 @Miami

Me he acostumbrado a pasar los cumpleaños fuera de casa. O lejos de casa. Hasta ahora lo veía así. Antes, en Madrid, solía tomar el día libre.

En San Francisco pasé a vivir como si fuese un día más y no pensarlo demasiado. A medida que crecieron los amigos, se diluía la costumbre. Me estaba integrando, pero no lo terminaba de sentir como mi hogar.

En Miami está siendo diferente. Este último año ha sido uno de los más movidos e prometedores, también convulso. Cambio de vida total. ¡Ahora o nunca! Volver a empezar. De 0 a 100, con su vértigo y la emoción de pensar en grande arrebatando el aliento.

No, no es Silicon Valley. Es un lugar con otro sabor y otro color, con otro habla y con todo por hacer. El optimismo contagia el ambiente, se rema en la misma dirección.

Vuelvo a sentir que aprendo cada día, que la evolución es firme, que el equipo responde, con nuestros sobresaltos, curvas y cuestas, pero hechos una piña.

Cada día vuelve a ser diferente. Me siento en casa.

¡Bienvenidos 38! Sed buenos. Trataré de corresponder y ser agradecida por la oportunidad de crecer y seguir transitando por la vida.

Pd.: Como algunos ya sabéis acepto leads para llenar hueco en mi lacerado corazón. ?

Ppd.: Echo de menos los afectos, claro. A los amigos de ambas penínsulas, la ibérica y la de la Bahía, pero el cariño no caduca.