Los latinos piden paso en Silicon Valley

Pocos lugares son más Silicon Valley que el Faculty Club de Stanford. Este es el lugar donde comienzan los sueños. En pocos sitios se sueña tan grande como aquí, pero no todos los alcanzan. En ese mismo local los latinos de la zona se reunieron para tratar sus problemas, intentando ver en qué fallan para no ocupar el lugar que consideran merecen.

Entre los mismos:

  • Escaso acceso a becas
  • Difícil formalización de la red de recomendaciones que tan bien funciona en el entorno laboral
  • Poca visibilidad. Muchos dejan de ejercer de “latinos” cuando llegan al puesto que desean
  • Información difusa a la hora de saber qué requisitos son los necesarios para postularse a un puesto que potencialmente encajaría
  • Faltan cifras que puedan medir bien cuántos son los que forman parte del colectivo y están en tecnología. Resulta complejo hacer una valoración acertada más allá de las intuiciones
  • Comienzan a dar trabajo en tecnología, pero no hay tanto acceso a financiación para crear startups.

Chicas bloggers entre Google y Facebook

Tengo un montón de cosas que contaros de San Francisco. Irán llegando poco a poco. Primero tienen que salir los reportajes. He vuelto como si con 10 años visitara Disneylandia. De momento, vamos soltando pequeños apuntes.

La primera sorpresa ha sido Karelia Vázquez, una cubana que hizo el máster de EL PAíS y pasará un curso completo en Stanford. Su blog se llama, muy aguda, Vivo entre Google y Facebook. No es que se pase el tiempo ahí, no, no, no, es que físicamente, vive ahí.

Nos conocimos gracias a Ana Ormaechea, periodista también con beca allí, solo que durante seis meses. Tiene blog pero no he conseguir sacarme el carné de comentarista en el mismo.

Fue un placer cenar con ellas en Luna Park, en Mission (Dolores). Sitio recomendable.